Ciclo Christopher Nolan: 'Memento', la consolidación de un estilo


Tras debutar en el formato de largometraje con 'Following', Christopher Nolan cruzó el charco para comenzar su carrera en Hollywood. Su hermano Jonathan, que comenzaría poco después una prolífica carrera como guionista, le acompañó, firmando el relato del que el propio Nolan se serviría para escribir el guión del que sería su siguiente trabajo. El segundo film de Christopher Nolan sería la sorprendente 'Memento' que se alzaría con el premio al mejor guión en el festival de Sundance y conseguiría varias nominaciones en otros premios de renombre como los Oscar.

Leonard es un investigador de una agencia de seguros cuya memoria está irreversiblemente dañada por culpa de un golpe en la cabeza, sufrido al intentar evitar el asesinato de su mujer: éste es el último hecho que recuerda del pasado. A causa del golpe, ha perdido la memoria reciente, es decir, los hechos cotidianos desaparecen de su mente en unos minutos. Así pues, para investigar y vengar el asesinato de su esposa tiene que recurrir a la ayuda de una cámara instantánea y a las notas tatuadas en su cuerpo.



Al igual que con 'Following', la propuesta que nos brinda Nolan con 'Memento' es altamente atractiva, demostrando, de nuevo, su originalidad y capacidad creativa, además de una capacidad técnica que apuntaba maneras pero que todavía tendría que crecer. Esta vez, el relato sobre el tipo de memoria volátil le viene como anillo al dedo para explotar ese "esquema puzzle" del que ya os hablé en la crítica de su primer trabajo y, una vez más, la obsesión es el motor de una historia que se centra en la necesidad casi enfermiza del protagonista de encontrar al asesino de su mujer. El gran acierto de 'Memento', sin duda, es este esquema, que hace que el espectador se sienta en la misma situación que el protagonista, llevando este estilo un paso más allá, al provocar la confusión en el espectador.

En esta ocasión, Nolan dispone de un reparto bastante interesante, con unos correctísimos Guy Pearce, Joe Pantoliano y Carrie-Anne Moss, la cuál vuelve a poner de manifiesto la dificultad que tiene el director en el tratamiento de los personajes femeninos, ya que, aunque su personajes es importante, esto se debe a su personalidad casi masculina a la hora de interactuar con el protagonista. De nuevo tenemos a David Julyan a cargo de la banda sonora, obteniendo un resultado mucho más logrado que el que nos brindaba en 'Following' y, con 'Memento', Wally Pfister se convertiría en habitual colaborador a cargo de la fotografía, firmando un trabajo magnífico al alternar las secuencias en blanco y negro con las que están en color.



En definitiva, 'Memento' es un nuevo paso adelante de su director, que firma uno de sus mejores relatos, pero al que todavía le quedaría por madurar para llegar a sus mejores momentos técnicos. Sin duda, una de las mejores películas que nos brindó el inicio de siglo.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.