Cine atómico

Continuamos nuestra incansable búsqueda de curiosidades cinematográficas. Hoy presentamos el corto más diminuto del mundo. No se trata del que dura menos, sino del realizado con un material más pequeño. En concreto se trata del primer corto protagonizado por átomos, gentileza de IBM.



Se trata de un film de animación, que emplea la técnica del stop motion para crear la impresión de movimiento de un grupo de átomos de carbono sobre una superficie de cobre. Se titula Un niño y su átomo, dura un minuto y consta de 242 fotogramas movidos a 4 cuadros por segundo. Ha sido realizado gracias a un invento que proporcionó a sus creadores el premio Nobel de física en 1986: el microscopio de efecto túnel (STM), un dispositivo que cuenta con una  aguja con carga eléctrica, cuya precisión ha permitido mover los átomos. Andreas Heinrich, del centro de investigación de IBM en California, explica cómo ha sido el proceso de elaboración del corto: “La punta de la aguja es a la vez nuestros ojos y nuestras manos: percibe los átomos para hacer imágenes del lugar en que se encuentran, y luego se mueve más cerca de los átomos para colocarlos en nuevas posiciones. Los átomos permanecen en sus posiciones porque forman enlaces químicos con los átomos de cobre que se encuentran en la superficie que está debajo, y eso nos permite tomar una foto de la distribución de los átomos en cada fotograma del filme. Entre cada fotograma movemos con cuidado los átomos a una nueva posición, y tomamos otra foto”.

Por supuesto que no encontraremos este cortometraje compitiendo en el circuito de festivales. Se trata de atraer al público (sobre todo a los peques) para que se interesen por la ciencia y la tecnología. Sus valores cinematográficos son escasos, pero a nivel técnico es todo un hallazgo:    

 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.