'Django Desencadenado', Tarantino desatado



Son muchos los elementos que conforman el estilo cinematográfico de Quentin Tarantino, algo que le ha llevado a tener una legión de fans y no menos detractores. Lo que es cierto es que sus películas no dejan indiferente a nadie, y con ‘Django Desencadenado’ ha vuelto a conseguir la veneración de unos y el odio de otros a partes iguales.
Dos años antes de estallar la Guerra Civil Americana, King Schultz, un cazador de fugitivos alemán que le sigue la pista a unos asesinos, le promete al esclavo negro Django dejarlo en libertad si le ayuda a atraparlos.

jango

Tras su primera etapa cinematográfica marcada por ‘Reservoir Dogs’, ‘Pulp Fiction’ y ‘Jackie Brown’, Tarantino parece haberse obsesionado con la venganza como motor de sus películas, algo que ya vemos en una segunda etapa en la que ‘Kill Bill’ (en dos volúmenes) y ‘Malditos Bastardos’ precedían a esta nueva historia sobre dicho tema. Se agradece que Tarantino vuelva a deslumbrar con magníficos diálogos, ya que en su anterior trabajo parecían decaer y se antojaban demasiado innecesarios. Algo que sorprende y que ayuda a ‘Django Desencadenado’ a ser un estupendo e inteligente entretenimiento es el hecho de que su director haya apostado esta vez por una narración lineal, renunciando así a su costumbre de ofrecer sus historias en trozos cronológicamente desordenados.

Sin embargo, todo lo que caracteriza el cine de Quentin Tarantino vuelve a estar patente en ‘Django Desencadenado’ y su irreverencia se agradece en un relato que rebaja el nivel de violencia en comparación a sus anteriores trabajos y que añade toques de humor realmente hilarantes que hacen que su digestión sea más llevadera.  El elenco actoral, como siempre en los trabajos del director, está perfecto, con unos mayúsculos Christoph Waltz, Leonardo DiCaprio y Samuel L. Jackson, que acompañan a un correcto Jamie Foxx como protagonista. También encontramos grandes actuaciones en papeles más secundarios, como el de Kerry Washington y Don Johnson, además de poco más que cameos de lujo como los de Jonah Hill, Michael Parks y el Django original de la película de Sergio Corbucci, Franco Nero.

django

La banda sonora vuelve a ser tan atípica como acertada, elección del propio director, y la fotografía a cargo de Robert Richardson es un añadido más a una película que se apoya básicamente en su fantástico guion y sus inspiradísimas actuaciones.
En definitiva, ‘Django Desencadenado’ no es la mejor película de su director ni mucho menos, pero resulta un soplo de aire fresco en una cartelera que echaba de menos el irreverente estilo de ese amante del cine que es Quentin Tarantino. Lo peor de la película lo encontramos en un clímax que podría parecer innecesario, pero que bien pensado, sólo es un añadido más en este relato sobre la ignorancia de una nación como motor del movimiento esclavista.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.