Dos chicas sin blanca: la forma cómica de perseguir un sueño


Es más conocida como ‘2 Broke Girls’ en su idioma original, la traducción española en este caso no ha sido de las peores. La serie ha concluido su primera etapa en antena con éxito, asegurándose su regreso por una nueva temporada en CBS el otoño que viene. 



La comedia comienza cuando Caroline llega hasta Brooklyn. Su padre se ha visto implicado en una estafa sin precedentes, su familia se ha quedado arruinada y tendrá que aprender a desenvolverse sola en un lugar donde sus amigos de toda la vida jamás podrían encontrarla.

Max es una camarera malhumorada en un pequeño restaurante y se apiada de la rubia consiguiéndole primero un trabajo y después un techo donde vivir. Aunque sus vidas han ido por derroteros diferentes, Max y Caroline se encuentran en un momento en el que tienen algo en común: que las dos están sin dinero.

Las magdalenas caseras que Max prepara para el restaurante son la comidilla de los clientes, lo cual hace que Caroline se dé cuenta de su potencial. Como experta en marketing le aconseja emprender su negocio propio centrado en lo que mejor sabe hacer, pero Max no se siente capacitada para llevar a cabo esa responsabilidad. 

‘2 Broke Girls’ es una serie ligera, divertida, con chistes fáciles y una duración perfecta. No tiene tramas complicadas, únicamente las vivencias de dos desconocidas que poco a poco irán convirtiéndose en amigas. Su única meta ha sido emprender el vuelo en solitario, y al final de la temporada Martha Stewart podría darles la oportunidad que estaban buscando.

La serie sabe dibujar una sonrisa con sus chistes fáciles, situaciones inverosímiles, diálogos imposibles y exagerados, la puesta en escena de los personajes, grandes secundarios como Oleg o Han, el ‘abuso’ de las referencias sexuales y a veces el humor negro que caracteriza al personaje de Max.

Rubia, morena, alta, baja, descarada, remilgada… son como el agua y el aceite y sin embargo saben entenderse a la perfección. No podían ser más diferentes y eso precisamente es lo que hace de Kat Dennings y Beth Behrs una pareja perfecta, con mucha química sobre el escenario. 

‘Dos chicas sin blanca’ se ha ganado al publico de la manera más sencilla, sin complicaciones, sin argumentos enrevesados; solo presentando a dos chicas sin dinero que intentan conseguir su sueño. Algo difícil y nada sencillo, con lo que habitualmente fantaseamos el común de los mortales. 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.