Ciclo hermanos Coen: 'Arizona Baby', locura sureña



Siguiendo con la extensa filmografía de los hermanos Coen, tras su debut con 'Sangre Fácil', toca hablar de su segunda película, 'Arizona Baby' (‘Raising Arizona’), la cuál dirigieron tras escribir el guión de 'Crimewave', dirigida por Sam Raimi. Esto significa hablar de la que fue su primera comedia como directores y nos revelaría una costumbre en su hacer, alternando esos trabajos de cine negro, como la citada ópera prima, y las comedias más delirantes que se puedan imaginar, como la que hoy nos ocupa.

H.I. (Nicolas Cage) y Edwina (Holly Hunter) son una pareja desesperada porque quieren formar una familia pero no puede tener hijos. En secuestrar un bebé de una familia que acaba de tener quintillizos encuentran la solución a su problema.



Pese a encontrarnos con una película de corte y género diametralmente opuestos a la anterior película de los hermanos Coen, en ella volvemos a la temática fetiche de estos hermanos, con una pareja que, a través de un plan aparentemente sencillo ve la posibilidad de encontrar solución a sus problemas. En esta ocasión, a diferencia de 'Sangre Fácil', el plan no desembocará en tragedia sino en una sucesión de gags cómicos que también nos muestra una de las señas de identidad más representativas de los Coen, que profundizan y se ríen de la subcultura norteamericana sureña. También vemos otro de los elementos representativos de su cine en el personaje de Leonard Smalls, interpretado por Randall "Tex" Cob y que representa lo que los Coen llaman "malvados imparables".


Lo más llamativo del film quizá sea su estética, muy próxima a lo que podría ser un capítulo de los dibujos del coyote y el correcaminos expresado con imagen real. Pero además, en 'Arizona Baby' encontramos un cuidado del guión y los personajes magnífico, obteniendo con ello una trama que te mantiene divertido y atento durante toda la película. Una buena muestra de ello, es la escena en la que los amigos de H.I. realizan el atraco al banco, con unas líneas de guión realmente hilarantes. La banda sonora que, una vez más, está a cargo de Carter Burwell, ayuda al tono desenfadado y desternillante de la película con esas notas de banjo que parodian esa América profunda que retrata el film.

No hay que olvidar el mérito de los Coen, si nos fijamos en la actuación de Nicolas Cage, a la hora de dirigir a los actores que intervienen en sus películas. Sin duda 'Arizona Baby' es, junto a 'Leaving Las Vegas' de Mike Figgis, la única película de la filmografía de Nicolas Cage en la que el actor realiza un buen trabajo. Junto a Holly Hunter y John Goodman, que se convertiría en habitual colaborador de los Coen, forman un reparto que está inmenso. Frances McDormand y M. Emmet Walsh vuelven a colaborar con los directores tras 'Sangre Fácil' en papeles secundarios, completando así un elenco en el que también están Trey Willson, William Forsythe, Sam McMurray y Randall "Tex" Cob.



Una vez más, nos encontramos ante un trabajo técnico magistral por parte de los Coen, con unas secuencias mimadas hasta el milímetro y realizadas de manera impecable. No hay más que recordar la escena en la que los amigos encarcelados de H.I. escapan de prisión para darnos cuenta que estamos ante unos amplios conocedores del arte cinematográfico.

En definitiva, y de nuevo con Barry Sonnenfeld como director de fotografía realizando un gran trabajo, 'Arizona Baby' es una comedia entretenidísima y la extraña continuación de una carrera que, todavía, no había hecho más que empezar.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.