Ciclo hermanos Coen: 'Muerte entre las Flores', poesía visual


La tercera película de los hermanos Coen, para el que esto escribe, la mejor, sería 'Muerte entre las Flores' ('Miller´s Crossing'), un nuevo ejercicio de cine negro sobre gangsters que tiene una cuidadísima estética y, una vez más, unos diálogos espectaculares. Con ella, los Coen se afianzaban definitivamente en lo más alto de la meca del cine.



En una ciudad indeterminada en el año 1929, la rivalidad surge entre dos mafiosos; Leo (Albert Finney), un gángster que gobierna el lugar, y Giovanni Caspar (Jon Polito). Debido a esto, se genera una guerra abierta entre bandas en la que predominan las traiciones, los enfrentamientos políticos, las corruptelas y las escisiones internas.

Pese a parecer un tema atípico en la extensa filmografía de estos hermanos directores, 'Muerte entre las Flores' no es más que una nueva muestra del buen hacer de los mismos. Los Coen se inspiraron en la novela 'La Llave de Cristal' de Dashiell Hammet para realizar esta película, la cuál fue nominada a mejor película en el festival de cine de San Sebastián de 1990 y sirvió para que Joel Coen se alzara con el premio a mejor director en este mismo festival.

El lirismo de la secuencia de créditos de la película nos enseña, una vez más, una destreza innata en la firme mano de los hermanos Coen a la hora de realizar cine. Ese lirismo no nos abandona en ningún momento de la película, ya sea en las secuencias dialogadas como la que abre la propia película con el discurso de Caspar, como aquellas de cierta violencia visual como aquella en la que Leo es atacado en su propia casa por los esbirros de su rival. Es esa sensación de estar viendo poesía visual lo que engrandece a este film hasta cotas inalcanzables por la inmensa mayoría de los realizadores actuales.



De nuevo, el guión escrito por los Coen es milimétricamente perfecto, con una trama que nos muestra la enemistad entre Leo y Caspar, llegando a poner a Tom Reagan (Gabriel Byrne) como inspirado y casual árbitro de la contienda que se librará entre ambos. La maestría de dicho guión nos hace seguir las andanzas de Tom para evitar la muerte y ayudar a su amigo Leo a no salir perjudicado del que, para él, es su mayor error, el cuál no es otro que querer defender al hermano de la mujer a la que quiere, algo que no resulta fácil para Tom, ya que también ama a dicha mujer.

El reparto está inmenso, desde Gabriel Byrne hasta John Turturro, pasando por Albert Finney, Jon Polito, Steve Buscemi, Marcya Gay Harden y un J. E. Freeman que está inmenso en su papel de "el danés", una nueva muestra de "malvado imparable" que tanto gusta a los Coen. Los diálogos entre los distintos personajes son maravillosos, pero aquellos que protagoniza este "danés" son capaces de helarle la sangre a cualquiera. Una vez más, se ve la magnífica dirección de actores realizada por los hermanos Coen y de esta película saldrían colaboradores habituales en los trabajos de estos directores, como John Turturro, Jon Polito y Steve Buscemi.

  

Otro gran acierto del guión son los momentos cómicos que introducen los Coen, como aquellos en los que el mafioso Caspar tiene que lidiar con los problemas de su hijo. Además, encontramos en 'Muerte entre las Flores' el mejor trabajo de fotografía realizado por Barry Sonnenfeld, el cuál supuso su última colaboración con los Coen antes de convertirse en el mediocre director de cine que es hoy. La música a cargo de Carter Burwell vuelve a ser un elemento indispensable en el film de estos grandes directores.

En definitiva, una obra maestra que sirvió para catapultar a los Coen y que fue la antesala a su próximo trabajo, el más personal de estos magníficos realizadores.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.