Crónica de la I muestra de 'cortos con recortes'

312295_397951250317977_45063899_nEl pasado sábado, tuvo lugar en el espacio cultural Fusionart (Valencia), la primera edición de la muestra de cortometrajes “Cortos con recortes”. En una esquina había dos sofás situados en forma de L, junto a un grupo numeroso de sillas de todo tipo, que cada espectador situaba donde le parecía, intentando esquivar las columnas y las cabezas de los otros en un ordenado caos. Recordaba a los cines al aire libre que aun se pueden ver en las plazas de algunos pueblos y barrios. El acto empezó con un discurso reivindicativo de Ricardo Arias, único organizador del evento junto a Fusionart, que cedió su espacio. Arias (actor y director) arremetió contra los recortes del Gobierno español, especialmente en áreas tan importantes como la sanidad o la educación, y reivindicó que los cortometrajistas siguen ofreciéndonos sus trabajos a pesar de la que está cayendo, porque mantienen su ilusión por vivir y por compartir sus historias.

Pero no se lleven a engaño porque allí hubo más que cortometrajes. También pudimos escuchar el violonchelo de Mathilde Weibel, que guiaba a la bailarina Natalia D Annunzio. Juntas amenizaron la proyección de unos cortos muy distintos entre sí. Pudimos ver cortos de temática social como Ring ring de Fred Nuñez, que situa la acción en Bolivia; cortos con un toque de humor friki como Molecular zombi del ganador de dos Goyas Pablo Llorens, o comedias absurdas como Tiquismiquis de Gabi Ochoa, que cerró el pasado festival de Málaga con su primer lagometraje El amor no es lo que era.

Las proyecciones se llevaron a cabo con la presencia de los directores Cesar Tormo, Carlos Latorre, Lucien Migue, el propio Ricardo Arias y un servidor.

Durante la proyección del corto Se llamaba Bernarda (Lucien Migne), un joven se desplomó a escasos centímetros de mí, impresionado por la sangre. Afortunadamente, no había ningún médico en la sala pero sí un estudiante de medicina, y el joven fue atendido de inmediato. La proyección del corto no llegó a pararse a pesar del incidente, evocando el espíritu de la orquesta del Titanic.

Tanto Arias como como Fusionart se felicitaron por la notable asistencia de público “a pesar de competir con la final de la Champions”.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.