'Donde Viven los Monstruos', lección de vida


Spike Jonze es un director de videoclips que, además de ser co-creador de la serie 'Jackass', ha dirigido dos de los mejores guiones de los últimos tiempos. El magnífico guionista Charlie Kaufman escribió 'Cómo ser John Malkovich' y 'Adaptation. El Ladrón de Orquídeas' para que Spike Jonze se convirtiera en un director de cine personalísimo y controvertido donde los haya. Esto fue confirmado cuando se aventuró a adaptar a la gran pantalla la novela homónima de Maurice Sendak 'Donde Viven los Monstruos'.

Max es un niño con una imaginación desbordante, pero también problemático, que a veces sufre pequeños ataques de ira cuando las cosas no se desarrollan como a él le gustaría. En uno de esos ataques, enfadado con su madre, se escapa de casa, y llega tras un duro viaje a la isla donde viven los monstruos. Una vez integrado a ellos, será elegido rey para llevar la felicidad al grupo, pero pronto se dará cuenta de que el encargo no es tan fácil como parecía en un principio.



Spike Jonze ya es un director que ha demostrado de lo que es capaz, pero en esta ocasión nos brinda una puesta en escena tan perfecta que es casi imposible hablar de las otras virtudes y posibles fallos que tenga 'Donde Viven los Monstruos'. El director nos regala un trabajo, una vez más, personal que, guste o no a sus defensores y detractores, resulta una delicia visual, algo que Jonze consigue sin demasiados artificios en efectos especiales y que ensalza la emotividad hasta cotas altísimas.

Todo el peso interpretativo lo tiene Max Records, el niño intérprete que se evade de la realidad a esa isla habitada por monstruos que buscan un rey que les traiga la felicidad. Este niño realiza un trabajo tan bueno que, unido a la imaginería visual de Jonze, plasmada en los monstruos que habitan la isla, nos hace empatizar de manera instantánea con sus vivencias y el aprendizaje al que se ve sometido.

Quizá el mayor defecto que tiene el film de Jonze es resultar demasiado adulta, y esto, cuando nos encontramos ante una cinta basada en un libro infantil, es algo que puede jugar en su contra. Sin embargo, también pienso que haberla realizado dirigida a un público meramente infantil hubiera sido peor todavía, pues hubiera caído en la banalidad.

Por supuesto, la fotografía es un punto fuerte en esta película, a cargo de Lance Acord y su banda sonora es magnífica, firmada por el habitual colaborador de los Coen, Carter Burwell. De hecho, esta película fue nominada al globo de oro a la mejor banda sonora original en 2009.

En definitiva, una película preciosista que indaga en los sentimientos humanos a través de la imaginación de un niño.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.