'Ed Wood', amor al 7 arte



Vivimos una época en la que, en ocasiones, parece hasta sencillo obtener financiación para realizar una película. Lo triste es que la calidad de la misma es independiente de este hecho, debido a la falta de talento de ciertos directores que son incapaces de aprovechar el dineral que se les pone entre las manos. Me viene a la mente el nombre de Michael Bay cuando hablo en estos términos, ya que considero un insulto que un tipo como él se gaste el dinero que se gasta en realizar películas como las que forman la trilogía de 'Transformers'. Antiguamente era mucho más difícil obtener financiación para un proyecto cinematográfico, y este hecho se ve magníficamente reflejado en la película de la que hoy quiero hablar, 'Ed Wood' de Tim Burton.

Ed Wood es un joven director de cine, un visionario sin ninguna formación académica, aficionado a vestirse de mujer y con muy pocas oportunidades de hacer películas en un gran estudio. Sin embargo no ceja en su empeño de convertirse en un director famoso. Tras reunir a un curioso grupo de personajes, realiza películas de bajo presupuesto, excéntricas y no muy cuidadas técnicamente.



Ed Wood es, a día de hoy, considerado el peor director de la historia del cine, y su película 'Plan 9 del Espacio Exterior' la peor filmada por nadie. Tim Burton se encargó de narrar la vida de este peculiar individuo a través de la película que nos ocupa y, básicamente, nos encontramos ante el mejor trabajo del excéntrico director. Por primera vez en su carrera se olvida de esa estética gótica tan característica y, a la larga, cargante de sus películas y nos ofrece un magnífico biopic sobre esa figura de director nefasto que fue Ed Wood.

Empezando por el reparto, encontramos una película fantástica con un inmenso Martin Landau interpretando a Béla Lugosi que acompaña a nuestro protagonista, interpretado con corrección por Johnny Depp. Patricia Arquette, Sarah Jessica Parker, Bill Murray y Lisa Marie, entre otros, completan el gran reparto de esta cinta. La fotografía en blanco y negro a cargo de Stefan Czapsky y la banda sonora de Howard Shore son el complemento perfecto a lo que Burton nos narra en pantalla.



Pero la mayor grandeza de esta película reside en la forma de plasmar la personalidad de Ed Wood. Encontramos en este extraño personaje a un hombre que, irónicamente, al igual que Orson Welles, producía, dirigía y protagonizaba sus películas y, a través de esa fuerte personalidad, nos encontramos ante un hombre que, ante todo, amaba el cine. Eso es lo que se respira durante todo el metraje, amor por el séptimo arte, algo que dudo que tengan muchos directores actuales que, teniendo muchos más medios, son autores de películas de ínfima o inexistente calidad, como Uwe Boll, por poner un ejemplo.

En definitiva, 'Ed Wood' es un relato de amor hacia el mundo del celuloide en lo que supuso la que, hasta ahora, es la mejor película de Tim Burton.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.