'La Jungla: Un Buen Día para Morir', jubilando a McClane

A finales de la década de los 80 John McTiernnan revitalizó el cine de acción con un clásico de la talla de ‘La Jungla de Cristal’. El éxito fue tal, que no tardó en convertirse en saga en la que el propio McTiernnan fue el único en mantener el nivel con la tercera entrega. Ni Renny Harlin con la segunda, ni Len Wiseman con la cuarta alcanzaron dicho nivel, pero al menos consiguieron productos altamente entretenidos. Para la quinta y última entrega hasta la fecha, el director encargado fue John Moore.
El policía John McClane se encuentra por sorpresa en Moscú con su hijo Jack en el lugar y momento equivocados. Con los peores elementos de los bajos fondos rusos tras ellos y luchando contrarreloj para evitar una guerra, los dos McClane descubren que sus métodos opuestos para enfrentarse a las dificultades les pueden venir bien para aunar fuerzas para mantenerse vivos.
Nunca he sido partidario del alargamiento innecesario de sagas cinematográficas, una práctica que se hace con demasiada asiduidad y que conlleva el desgaste y la defenestración de una franquicia. Lo que nadie había conseguido hasta la fecha, lo consigue un incompetente John Moore con la peor película de una saga que hasta ahora siempre había conseguido entretener como mínimo. Esta quinta entrega es un compendio incoherente de situaciones que no parecen guardar conexión alguna y que nos llevan inevitablemente a las peores y más artificiales escenas de acción que se han dado en la saga del policía, magistralmente interpretado por Bruce Willis, John McClane. Y es que ni el propio Willis está a la altura de un film en el que los fallos de guion parecen estar acorde con el resto del irregular reparto, en el que una especie de robot llamado Jai Courtney hace de hijo del protagonista.
Nada se salva en esta abominación que casi parece servir para jubilar a uno de los mejores personajes del cine de acción de todos los tiempos. Y es que lo único que se salva es la música de Marco Beltrami, tan acertada como en el resto de entregas de la saga. Por otro lado, el trabajo de fotografía realizado por Jonathan Sela no va más allá de estar al servicio de unos efectos especiales que resultan especialmente artificiales.
En definitiva, ‘La Jungla: Un Buen Día para Morir’ no es más que la jubilación definitiva y repleta de tópicos de un mito del cine de acción gracias a la inoperancia de un director tan nefasto como lo es John Moore.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.