'Transcendence', quien mucho abarca...

'Transcendence', quien mucho abarca...

Hay muchos casos en la historia del cine en los que un director de fotografía ha dado el salto a la dirección. Como en todo, hay casos de todo tipo, y en el caso que hoy nos ocupa, Wally Pfister, habitual colaborador de Christopher Nolan, nos trae su ópera prima, ‘Transcendence’.

El Dr. Will Caster es el investigador más importante en el campo de la Inteligencia Artificial, y está trabajando en la creación de una máquina sensitiva que combine la inteligencia colectiva de todo lo conocido con el rango completo de emociones humanas. Sus experimentos altamente controvertidos le han hecho famoso, pero al mismo tiempo le han convertido en el principal objetivo de extremistas anti-tecnológicos que, en su intento de destruir a Will, se convertirán inadvertidamente en los catalizadores de su éxito haciéndole partícipe de su propia trascendencia. Para su mujer Evelyn y su mejor amigo Max Waters, ambos compañeros de investigación, la cuestión no es si pueden hacerlo… sino si deben hacerlo. Los peores miedos de Evelyn y Max se hacen realidad cuando la sed de conocimiento de Will evoluciona en una omnipresente búsqueda de poder de consecuencias desconocidas. Lo único que se vuelve terroríficamente incuestionable es que puede no haber modo de detenerle.

En la primera obra de Pfister, encontramos todo lo malo que podemos encontrar en una cinta de ciencia ficción, apoyado en un intento absurdo de abarcar más de lo que debería. De este modo, los trascendentes temas que intenta tratar, quedan cojos y descuidados, no llegando a centrarse en ninguno en concreto, algo que se traduce en constantes atropellos narrativos y momentos aparentemente intrascendentes, yendo el film constantemente en contradicción con su propio título. A esto no ayuda unas interpretaciones totalmente carentes de interés, en las que la cara más conocida es Johnny Depp, que está acompañado de unos poco interesantes Paul Bettany, Rebecca Hall, Morgan Freeman y Cillian Murphy.

Dentro de este fallido producto, encontramos sus mejores puntos en la banda sonora de Mychael Danna y la fotografía d Jess Hall.

En definitiva, ‘Transcendence’ es un desaprovechado producto cuyo potencial daba para mucho más de lo que ha dado, que intenta abarcar demasiado y que se atropella en deficiencias narrativas imperdonables.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.