Anatomía de Grey: termina con una muerte y mucha incertidumbre


Otra de las grandes series que nació en el año 2004 (junto con ‘Mujeres desesperadas’, ‘House’ y ‘Perdidos’) y todavía se mantendrá al menos una temporada más es ‘Anatomía de Grey’ que sigue regalándonos momentos increíbles a pesar del descenso de la calidad de sus tramas.



La ficción médica creada por Shonda Rhimes ha aguantado estoicamente durante ocho años en antena con una bajada considerable de la audiencia, pero también con argumento y unos personajes cada vez más forzados y menos creíbles. Veamos lo que nos han dejado en el último episodio de la octava temporada hasta su regreso en otoño.

Todavía se notaban los efectos de la séptima temporada en el ambiente. Cristina estaba embarazada y su aborto provocará una crisis matrimonial que llevará a Owen a engañarla con otra mujer. Meredith y Derek finalmente se casan (de verdad y no por un post-it) para intentar mantener a Zola. El engaño de Meredith en el ensayo clínico no facilitara las cosas, pero ambos volverán a ser la pareja de ensueño cuando recuperan a Zola.

Nos hemos enfrentado a la octava temporada con muchas incertidumbres, como reza el título, porque no se sabía nada acerca de una hipotética novena etapa ni quien regresaría en la misma. Por lo que a lo largo de ésta se ha ido planteado la posible salida de (casi) todos los personajes de llegar el momento de decirles adiós.

Con la renovación de parte de los actores originales por la novena temporada (Patrick Dempsey, Ellen Pompeo, Sandra Oh, Justin Chambers, Chandra Wilson y James Pickens Jr.) vemos la luz al final del túnel y no preguntamos quien no volverá en la nueva temporada ya que los exámenes dejaron vía libre para escoger entre los mejores hospitales del país.

El final de temporada es bastante adecuado dadas las circunstancias a las que se enfrentaban antes de saber su vuelta. El avión donde viajaba parte del equipo del Seattle Grace se estrella en un lugar ‘desconocido’ sin que nadie sepa su verdadera ubicación. Lexie, Mark, Meredith, Arizona, Derek y Cristina deben enfrentarse a uno de los mayores desafíos de su carrera: salvar a sus amigos.

Lexie (Chyler Leigh) es la primera en caer. Una parte del avión se le desploma encima y la propia joven sabe que su hora se aproxima con cada respiración. Antes de decirnos adiós nos regala uno de los mejores momentos de la temporada con la declaración de Mark y una visión de futuro juntos que jamás llegará a producirse. 

Otra salida que hemos conocido es la de Teddy (Kim Ravers). La amiga de Owen ha sufrido mucho en esta temporada, perdió a su marido en la mesa de operaciones, sufrió un enfado descomunal con el jefe por no contarle lo sucedido, intentó apoyarse en su pupila Cristina pero llegó la oportunidad de marcharse del hospital y su jefe tomó su decisión ya que ella misma no podía hacerlo.

Anatomía de Grey’ ha sufrido mucho a lo largo de los años y no sorprenderá a nadie que diga que no es la que era. Con unas primeras temporadas espectaculares, la salida de George O’Malley e Izzie Stevens provocaron un fuerte vacio difícil de llenar ya que eran parte del alma mater de la serie. 

Intentaron reemplazarles con interesantes personajes como Arizona, Jackson, April o Teddy pero ninguno ha sabido estar a su altura. La ficción sigue siendo interesante, conmovedora en ocasiones, mantiene la tensión de manera regular aunque ahora se cuentan los episodios memorables con los dedos de una mano. 

Nos enfrentamos a la novena temporada con dos bajas oficiales más en el equipo, con la intriga de saber quién volverá y quién no, y una season premiere donde sabremos qué pasa con los accidentados del avión ya que su estado es bastante preocupante y en el hospital solo Owen comienza a preocuparse. 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.