'Argo', el mínimo aceptable

Que la carrera de Ben Affleck como director tiene muchísima mejor pinta que la carrera de Ben Affleck como actor es algo que a nadie se le escapa. Y es que al bueno de Affleck le han salido dos interesantísimas obras de la talla de 'Adiós pequeña, Adiós', su mejor película hasta la fecha, y 'The Town'. Además, con su tercer largometraje, 'Argo' , ha conseguido el reconocimiento de la academia de Hollywood e infinidad de premios.

Irán, año 1979. Cuando la embajada de los Estados Unidos en Teherán es ocupada por seguidores del Ayatolá Jomeini para pedir la extradición del Sha de Persia, la CIA y el gobierno canadiense organizaron una operación para rescatar a seis diplomáticos estadounidenses que se habían refugiado en la casa del embajador de Canadá. Con este fin se recurrió a un experto en rescatar rehenes y se preparó el escenario para el rodaje de una película de ciencia-ficción, de título 'Argo', en la que participaba un equipo de cazatalentos de Hollywood. La misión: ir a Teherán y hacer pasar a los diplomáticos por un equipo de filmación canadiense para traerlos de vuelta a casa.



No cabe duda que 'Argo' es una película que, al igual que las predecesoras en la filmografía de Affleck, desprende muchísimo oficio por parte de su director, pero sí es cierto que en ella no encontraremos absolutamente nada que resalte lo suficiente como para pensar que estamos ante una obra maestra imperecedera merecedora de todos esos premios que la encumbran como la mejor película del año pasado. El elenco actoral está correcto, desde el casi siempre anodino Affleck hasta un magnífico Bryan Cranston pasando por John Goodman, Alan Arkin y un buen número de secundarios que no desentonan en absoluto. Esto demuestra el buen hacer de Affleck tras la cámara, pero, como digo, no hay nada especialmente reseñable en esta historia cortada a la medida de una academia cada vez más conservadora.

Quizá en el apartado técnico sea dónde más puntos fuertes encontramos en la película, ya que la ambientación en ese Irán del año 1979 resulta sensacional, gracias al trabajo de fotografía de Rodrigo Prieto. Y no menos buena resulta la banda sonora a cargo de ese fantástico compositor que es Alexandre Desplat.

Sin embargo, y en definitiva, 'Argo' no pasa de ser lo mínimo que se le debería exigir a alguien que se haga llamar director y solo sirve para confirmar la interesante carrera de Affleck como tal.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.