Ciclo Christopher Nolan: 'Following', ópera prima


Como norma general, una ópera prima en el cine sirve para mostrar el posible talento de un director pero, casi nunca, muestra el máximo potencial al que pueda llegar. Esto se hace evidente si pensamos que ninguna productora va a arriesgar invirtiendo cantidades millonarias en la realización del film de un director novel. Es por ello que la historia que cuenta esa ópera prima se convierte en la mayor baza de la misma para que su director termine por dar el gran paso. Esa es la gran suerte que tuvo Christopher Nolan tras su debut en el largometraje con 'Following', con la que comenzamos un nuevo ciclo.

Un escritor en sequía creativa decide seguir a la gente por la calle para poder inspirarse. Pero convertirse en un "voyeur" tiene sus riesgos...



Tras el cortometraje 'Doodlebug', con el que Nolan se lanzó a realizar cine, 'Following' sirvió para demostrar la capacidad creativa del director como contador de historias. Ambas, además, nos sirven para observar lo que será el leit motiv de la filmografía del director inglés, que se traduce en la obsesión que tienen, por lo general, todos los protagonistas de sus obras.



Viendo el film que nos ocupa, es evidente que Nolan carecía de los medios necesarios para firmar una gran obra, no obstante, el director rodó en blanco y negro, en 16 mm, durante los fines de semana y con un presupuesto de 6.000 dólares. Lo que es imposible de negar es la originalidad, plasmada en una capacidad narrativa increíble y una técnica bastante depurada para el material con el que contaba. En cuanto al reparto, poco se puede decir de un elenco de actores desconocidos en el que destaca el actor que ya actuara en 'Doodlebug', Jeremy Theobald. Lo que sí comenzamos a ver es uno de los defectos comunes de la filmografía del director, que se plasma en la incapacidad de tratar y de dotar de importancia a sus personajes femeninos.

Porque en la obra de Nolan lo cerebral y lo físico están por encima de lo sentimental, y sus películas las dominan los personajes masculinos. Esto se ve plasmado en una magnífica capacidad de realizar montajes imposibles en sus películas, realizándolas con ese estilo que a mí me gusta llamar "esquema puzzle". El propio Nolan se encargó de la fotografía de 'Following', lo que nos muestra, una vez más, la carencia de medios de la que dispuso, y la música corre a cargo de David Julyan sin desentonar con el conjunto global.



En definitiva, 'Following' son las primeras pinceladas de la filmografía de Christopher Nolan, y serviría para sentar las bases de su cine, el cuál le ha convertido en uno de los directores más interesantes del mundo del séptimo arte.

Como curiosidad, en la última imagen de este texto podréis comprobar que Nolan parecía conocer su destino cinematográfico.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.