COSAS DE CHICOS


Los niños salvajes
Título original: Els nens salvatges
Dirección: Patricia Ferreira
Intérpretes: Marina Comas, Albert Baró, Àlex Monner
España 2012
97 minutos
Drama



Los adolescentes conflictivos o incomprendidos (según se mire) siempre han dado mucho juego en el cine. Hollywood explotó el filón de la rebeldía juvenil convirtiendo a James Dean en un icono que sigue siendo un referente a imitar. Tras esa imagen identitaria, forjada a golpe de cliché, había una considerable dosis de moralina, que alertaba a los padres de la pérdida de los valores tradicionales. Ese alarmismo se prolonga ahora en algunas series de televisión que supuestamente reflejan realidades como la violencia escolar.

Patricia Ferreira afronta en “Los niños salvajes” una temática que podría ser carne de TV movie.  Afortunadamente, la directora apuesta por la contención, demostrando que el sensacionalismo depende más del enfoque que del argumento. No es fácil hablar de esta película sin recurrir a spoilers. La estructura narrativa juega con la intuición del espectador: el interrogatorio policial a unos adolescentes hace suponer un trágico desenlace que se desvela en sucesivos flashbacks.

Se sugieren varias posibilidades, añadiendo intriga sin que la película se adentre en el género policiaco. Es un acierto mantener hasta el final la curiosidad por saber qué ocurrió, aunque no sea un alarde de originalidad. Los aspectos formales tampoco sorprenden. El uso de la cámara al hombro y el montaje discontinuo parecen de uso obligado en una historia protagonizada por jóvenes de hoy.  Eso sí, tanto la estructura como la estética están resueltas con solvencia.

Lo que distingue esta película de otras que construyen historias similares con material de derribo, es la naturalidad con que se muestra lo que podría ser morboso, la voluntad de huir del maniqueísmo, el olor a verdad.  A ello contribuye la acertada elección de  unos intérpretes muy bien dirigidos. Mención especial merece la mirada de Marina Comas, que ya había demostrado su enorme talento en “Pan negro”. 

Recomiendo que vean la versión original, siempre que sea posible. En el doblaje al castellano se pierde una parte importante del retrato sociológico. Dejando de lado este inconveniente, “Los niños salvajes” es una película honesta y valiente, la mejor respuesta a la visión acartonada que se ha dado tantas veces de la adolescencia.  

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.