Crónicas Vampíricas: los Originales favorecen la transformación de Elena


Desde el comienzo, la serie de vampiros de The CW se ha convertido (sin ninguna duda) en el mejor producto que tiene la cadena de cara a la galería. El resto de series se centra únicamente en el target al que van dirigidas (mujeres especialmente), y sin embargo ‘Crónicas Vampíricas’ es diferente. 



En la primera temporada nos presentaron a los hermanos Salvatore como los ‘únicos’ vampíricos de Mystic Falls; en la segunda etapa fueron los hombres lobo quienes hicieron su aparición en el pueblo; y la tercera aventura se ha centrado en los vampiros Originales con un final más que adecuado, así que cuidado quien no haya visto la season final de la tercera temporada.

Con el sacrificio de Jena, Klaus conseguía lo que perseguía desde hace mucho tiempo: convertirse en un hibrido. Su mitad hombre-lobo había estado dormida gracias al hechizo de una bruja, pero con un cauteloso ritual se revela como el ser más poderoso del mundo. Su intención a partir de ese momento es crear un ejército de híbridos.

Mientras, poco a poco íbamos conociendo más acerca de los vampiros llamados Originales. Fueron introducidos por Esther (su madre), una de las brujas más poderosas, que tras comprobar su creación se arrepintió de sus actos y quiso destruir semejante aberración de la naturaleza. Cuando despierta en el siglo XXI su intención es la misma, pero tiene muchos aliados que desean lo mismo y que se ofrecerán para ayudarla.

En la mitad de la temporada se comienzan a desvelar las identidades de los miembros de la familia. Una madre bruja, un padre cazador de vampiros, y tres hermanos Originales a los que Klaus tiene cierto ‘miedo’ ya que los ha encerrado en ataúdes desde hace décadas. La serie tomará un cariz nuevo (en el buen sentido), ya que la introducción y salida de personajes nunca ha sido un problema para los guionistas de ‘Crónicas Vampíricas’.

Para salvar a su hermano, Stefan se paso al lado ‘oscuro’ junto a Klaus, lo que provoco que los sentimientos de Elena se dividieran. Damon entró en su corazón y nos regalaron unos momentos que los fans estábamos esperando, pero la joven tenía que elegir entre los dos aunque eso significase perder al otro.

Stefan vuelve a ser quien había sido siempre, el vampiro cuidadoso y perfecto que enamoró a Elena y eso le basta para devolverle la ilusión a la chica.
Confiesa que desde la muerte de sus padres, que fuera Stefan quien le salvara aquella dura noche hizo que se enamorara de él perdidamente, lo que no sabíamos es que fue Damon quien ‘propicio’ esa unión. 

El final de temporada nos ha dejado más sorpresas. Matar a un Original supone deshacerse de toda su línea de sangre, de su descendencia vampírica. Eso ha provocado mucha cautela a la hora de destruir a Klaus ya que su muerte podía suponer la suya propia. Pero Alaric, (convertido en un cazador de vampiros por Esther) acaba con Klaus sin contemplaciones.

Tyler debería morir, lo mismo que Stefan, Damon y Caroline pero nada ocurre. Bonnie realizó un hechizo justo antes de despedirse de Klaus para siempre, siendo éste trasladado al cuerpo de Tyler que ahora albergará al vampiro más temido de todos.

Y entonces llega el clímax de la serie: ¿Elena se transforma en un vampiro? La joven cae por el mismo río que murieron sus padres años atrás, y en su intento por salvar a Matt (que la acompaña) termina ahogándose. La morgue no deja lugar a dudas de que Elena ha muerto, pero entonces despierta y Meredith se excusa ante Damon viendo diciendo que es lo que ella quería ¿había todavía antes sangre de vampiro? Yo creo que sí. 

La tercera se ha transforma en una de las mejores temporadas, sin menospreciar las anteriores que fueron interesantísimas. La historia de los Originales ha dado mucho de sí, episodios interesantes incluso con grandes flashback y rostros conocidos. Ahora llega el momento de la verdad, un instante que al menos yo estaba esperando desde que leí los libros de la saga ‘Crónicas Vampíricas’.

Es difícil mantener la calidad de una serie fantástica tanto tiempo y ver como aún se encuentra en plena forma (casi mejor que el primer día) un auténtico milagro. Así es ‘Crónicas Vampíricas’, de lo mejorcito de la televisión actual con efectos especiales adecuados, interpretaciones creíbles, argumentos sólidos e historias apasionantes. Lo malo es que ahora tengamos que esperar hasta otoño para ver las aventuras de Damon, Elena, Stefan & cía. 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.