'El Gran Hotel Budapest', Wes Anderson elevado a n

Muchas veces hablamos de los distintos estilos que predominan en las filmografías de algunos directores. En este sentido, Wes Anderson es quizá el que usa un estilo más extraño y propio, algo que aleja a gran parte del público pero que a otra gran parte nos tiene encantados. La duda surge cuando intentamos dilucidar si el hecho de abusar de dicho estilo lo terminará agotando o seguirá siendo un medio por el cuál ofrecernos sus magníficas obras cinematográficas. Hoy hablaré de su última película, 'El Gran Hotel Budapest'.

Gustave H., un legendario conserje de un famoso hotel europeo de entreguerras, entabla amistad con Zero Moustafa, un joven empleado al que convierte en su protegido. La historia trata sobre el robo y la recuperación de una pintura renacentista de valor incalculable y sobre la batalla que enfrenta a los miembros de una familia por una inmensa fortuna. Como telón de fondo, los levantamientos que transformaron Europa durante la primera mitad del siglo XX.



Todo lo que caracteriza la obra de Wes Anderson lo encontramos en su última película mostrado en su máximo esplendor. Por esta razón, en 'El Gran Hotel Budapest' volvemos a ver los encuadres centrados perfectamente y esos estupendos travellings que nos envuelven en la historia que pretende contarnos. Una historia también cortada al estilo propio de Wes Anderson, que nos narra a través de su visión cotidianizada de la vida como lo trágico y lo cómico se dan la mano en los distintos reveses que su protagonista sufre durante la típica trama en la que dicho protagonista se ve envuelto en una huída personal. Un protagonista interpretado magistralmente por Ralph Fiennes, que se ve acompañado por un reparto espectacular en el que todos están fantásticos, con nombres de la talla de Adrien Brody, Jeff Goldblum, Willem Dafoe, Edward Norton, Harvey Keitel, F. Murray Abraham, Jude Law, Saoirse Ronan, Tom Wilkinson, Tilda Swinton, Jason Schwartzman, Owen Wilson, Bill Murray o Bob Balaban entre otros, con especial mención a Tony Revolori.



La fotografía a cargo de Robert D. Yeoman se encuentra perfectamente al servicio del estilo de su director y no menos la fantástica banda sonora de Alexandre Desplat.

En definitiva, 'El Gran Hotel Budapest' es todo lo que un seguidor de Wes Anderson quiere y necesita, además de una obra cinematográfica magnífica a todos los niveles.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.