'Gravity', el fin justifica los medios

Siempre he pensado que el 3D ha sido una evolución negativa en el mundo del cine, ya que considero que es una evolución motivada por el hecho de recaudar más en taquilla a base de parafernalia visual vacía en detrimento del cine como arte. No hay más que ver cuántos estrenos nos llegan a día de hoy en ese formato y la ínfima calidad artística de la que gozan para darnos cuenta de qué trata este avance técnico. La sensación de artificiosidad que nos deja dicho avance en cada película proyectada en este formato es un factor que influye negativamente dentro del mundo del cine. Sin embargo, Alfonso Cuarón, uno de los directores más interesantes del momento, nos sorprende estrenando su última película, 'Gravity', en este formato.

Durante un paseo espacial fuera de su nave reparando un satélite, dos astronautas sufren un grave accidente y quedan flotando en el espacio. Una es la doctora Ryan Stone, una brillante ingeniera que está en su primera misión espacial. Su acompañante es el veterano astronauta Matt Kowalsky. La misión exterior parecía rutinaria, pero una lluvia de basura espacial les alcanza y ocurre el desastre: el satélite y parte de la nave quedan destrozados, dejando a Ryan y Matt completamente solos, momento a partir del cual intentarán por todos los medios buscar una solución para volver a la Tierra. 



Lo primero de lo que uno se da cuenta al ver 'Gravity' es que esa artificiosidad que acompaña al celuloide en 3D no va a hacer aparición en la hora y media de metraje que le esperan y que abren de manera inmejorable con un espectacular plano secuencia de unos 15 minutos que nos deja con la sensación de estar en el espacio junto a unos magníficos Sandra Bullock y George Clooney. Sus portentosas interpretaciones se suman a lo que es un prodigio visual y narrativo que hoy en día es muy difícil de encontrar en otros films. Porque 'Gravity' no es tan sólo el espectáculo visual al servicio de una novedosa tecnología, si no un relato sin fisuras de lo que el hombre es capaz de hacer por instinto de supervivencia a través de la superación de traumas o miedos.



El trabajo en banda sonora de Steven Price resulta perfecto en consonancia con la muy acertada decisión de no saturar la película con sonidos estruendosos y explosiones, y el trabajo de fotografía realizado por Emmanuel Lubezki es sencillamente magistral, realzando visualmente el trabajo de Cuarón detrás de las cámaras.

En definitiva, 'Gravity' quizá no sea la mejor película sobre el espacio, como ha afirmado James Cameron, pero poco le faltará para serlo y de lo que no hay duda es que quizá sea la mejor película de este año y la única que ha conseguido utilizar el 3D con verdadera solvencia, gracias a la maestría innata que el director mexicano demuestra poniendo el arte cinematográfico a su servicio y no poniéndose él al servicio de una película como tan a menudo vemos que ocurre en el cine actual.

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.