Interstellar, odisea emocional

Interstellar, odisea emocional
Existe hoy en día un fenómeno realmente curioso que se dedica a provocar el odio o el amor incondicional de una persona hacia un director sólo por lo que sus obras representan en el mundo del cine. Sin duda, Christopher Nolan es el mayor exponente de director que provoca esta disyuntiva social dentro de, sobre todo, las líneas que se escriben sin filtro alguno por internet, pero, sin embargo, sus obras siguen moviendo legiones de gente a los cines para elogiar sin reparo o despotricar de ellas. Su última obra, ‘Interstellar’, no iba a ser menos. Una película que ya ha hecho decir muchas cosas, por lo general injustificadas, para ambos propósitos y que es la película de la que hoy voy a hablar.

Al ver que la vida en la Tierra está llegando a su fin, un grupo de exploradores liderados por el piloto Cooper y la científica Amelia se embarca en la que puede ser la misión más importante de la historia de la humanidad y emprenden un viaje más allá de nuestra galaxia en el que descubrirán si las estrellas pueden albergar el futuro de la raza humana.



Lo primero que vemos en el nuevo film de Christopher Nolan es que el motor de sus historias sigue siendo el mismo de siempre, la obsesión. Pero en esta ocasión, no es solo la obsesión de su personaje principal la que importa para comprender el conjunto, si no la de todo ser humano en la Tierra, algo que vemos en todos y cada uno de los personajes de la película. Unos personajes que están perfectamente interpretados por su espectacular reparto, encabezado por un engraciado y magnífico Mathew McConaughey, que está acompañado por Anne Hathaway, Jessica Chastain, John Lithgow, Michael Cane, Casey Affleck, Matt Damon, Wes Bentley, Topher Grace o Ellen Burstyn entre otros.

Como decía, la obsesión es de nuevo el motor de la historia, pero en esta ocasión una obsesión promovida por las emociones y sentimientos humanos, algo que sorprende tras una carrera cinematográfica caracterizada precisamente por la incapacidad de su director para enfrentarse a esta temática. Este motor le sirve a Nolan también para realizar un claro homenaje no solo a ‘2001: Una Odisea del Espacio’ de Kubrick, algo que hace sin ningún pudor y, claramente, porque le apetece, sino también a infinidad de títulos del género, regalándonos una experiencia cinematográfica que debe consumirse en formato IMAX para ser disfrutada plenamente.



Mención especial debería tener la espectacular banda sonora de Hans Zimmer y la no menos increíble dirección de fotografía de Hoyte van Hoytema que ayudan a disfrutar plenamente del guion ideado por los hermanos Nolan.

En definitiva, ‘Interstellar’ no es la mejor película de su director, pero tampoco lo pretende y, ni aquellos que la adoran ni aquellos que la odian deberían creer que sí lo hace. Lo que sí pretende es ser un magnífico homenaje a una verdadera obra maestra de la historia del cine, algo que consigue con creces sin dejar de ser una obra increíblemente personal, original (sí, original) y entretenida.

1 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.

  1. Candidato eliminado Escrito por Candidato eliminado el 03-10-2015 a las 16:44:15
    Si desean bandas sonoras gratuitas y sin copyright pueden descargarlas de http://www.locutortv.es