Mujeres desesperadas: Gaby, Susan, Bree y Lynette se despiden para siempre


Ocho años, ocho temporadas, ocho misterios y un sinfín de momentos inolvidables. ‘Mujeres desesperadas’ termina su etapa en televisión con el éxito que le caracteriza, siendo una gran serie que nació con una primera temporada impecable y se ha ido por la puerta grande. 



Hemos reído y hemos llorado con sus tramas, y seguramente nunca podremos olvidar a esas cuatro amas de casa de Wisteria Lane que nos mantuvieron en vilo en multitud de instantes a lo largo de tanto tiempo. Ahora es hora de desentramar cómo ha transcurrido la última temporada y si el final de la serie ha estado a la altura de las circunstancias.

La muerte de Alejandro (el padrastro de Gaby) al final de la séptima temporada nos hizo darnos cuenta de que la octava temporada estaría centrada en el encubrimiento que llevaron a cabo. Un punto a su favor; si la serie comenzó con el misterio de una de ellas (Mary Alice) está bien que se cierre el ciclo con una incógnita que afecta al futuro de todas. 

Una carta devolvió ‘Mujeres desesperadas’ a sus origines con la misma inscripción que vimos en el pasado en el funeral de la magnífica narradora. Se trataba de Orson, quien gasta su último cartucho en volver al lado de Bree; y ante su negativa hará que el peso de la justicia caiga sobre la pelirroja con toda su fuerza.

Chuck, cada vez estaba más cerca de la verdad pero morirá asesinato antes de descubrir la verdad entorno a las chicas de Wisteria Lane. Eso ha hecho que Gaby, Bree, Lynette y Susan hayan tomado caminos separados y no nos hayan otorgados tantos momentos juntas a los que estábamos acostumbrados y muchos de nosotros esperábamos

Hemos visto numerosas caras conocidas a lo largo de la temporada, muchos rostros que han pasado por las calles de Fairview; notándose a cada paso que pronto acabarían despidiéndose de la audiencia para siempre. Ese ir y venir de hijos, sobrinos, amigos, hermanas y padres nos ha hecho recordar los buenos momentos que nos han entregado en estos ocho años.

Y entonces llego al afamado final de ‘Mujeres desesperadas’. El juicio contra Bree se ponía cada vez más serio pero en una vuelta de tuerca Karen McCluskey confiesa haber sido la autora del crimen. Como Karen se encuentra con una situación delicada de salud (enferma terminal a causa de un cáncer) no se presentan cargos en su contra y queda en una simple anécdota. La verdad es que suena un poco a recurso de última hora, aunque me alegra que la vecina más mayor haya tenido ese momento para el recuerdo. 

La perdida de Karen, la retirada de los cargos contra Bree por un crimen que en realidad no cometió y la alegría por la boda de Reneé se entremezclan con las visiones del futuro que nos dejan ver cómo irá la vida de nuestras desesperadas favoritas tras salir de Wisteria Lane para no regresar nunca más.

Susan es la primera en abandonar la calle, ya que tras la muerte de Mike (un autentico error, puesto que la trama era secundaria e innecesaria) todo le recuerda a él. Julie acaba de ser madre, y decide marcharse con ella para cuidar a su nieto. Sin embargo no nos muestran si en su futuro veremos alguna figura masculina o si llegará a ser feliz en el lugar al que se encamina.

Gabrielle sigue sus pasos al formar una página web y posteriormente un programa propio de moda. Hubiera sido más creíble esta transformación repentina de ama de casa a gran empresaria si el avance de las tramas se espaciaran más en el tiempo, y no rápido y corriendo en la última temporada. Aún así encuentra lo que busca que es tener un futuro al lado de Carlos, a pesar de ‘olvidarse’ de su hija biológica.

Lynette por fin recupera a Tom tras una separación que nadie se había creído. Katherine regresa (de una forma rápida, intrusiva y sin demasiada gracia) para ofrecerle un puesto de trabajo en Nueva York. Ella acepta y allí es donde se dirige tras pasar casi toda su vida en Wisteria Lane donde será una gran directora y tendrá seis nietos a los que seguir diciéndoles qué hacer y cómo comportarse. 

Bree ha tenido unas temporadas irregulares pero el peso de esta última ha recaído sobre sus hombros. Encuentra de nuevo el amor en Trip, el abogado que la defendió, tras dar bandazos de un lado a otro y de hombre en hombre. Se mudará a un nuevo lugar donde comenzará su carrera como política, algo poco creíble después de haber sido la mejor ama de casa de todas las que han pasado por allí. 

La última temporada de ‘Mujeres desesperadas’ no ha sido perfecta, ha tenido bastantes errores porque es difícil cerrar una serie de este calibre atendiendo a los gustos de todos los fans. Aun así han sabido darle el final que se merece, ya que ellas quedaran siempre en la mente de todos los que hemos vivido sus andanzas, y al menos yo ‘desespero’ por no saber las nuevas aventuras que les tocaría vivir a Gabrielle, Susan, Bree y Lynette. 

0 Comentarios

    Para poder escribir comentarios en la entrada de blog, debes acceder con tu cuenta de candidato, o crear una.